Las aves esteparias corren peligro

Gran declive de las aves esteparias en los últimos años.

Según un estudio publicado por SEO/BirdLife se ha evidenciado el claro y peligroso declive que han sufrido las aves esteparias en España desde 1996.

El estudio es SACRE, uno de los programas de seguimiento de aves que organiza esta asociación, que es la mayor ONG española de medio ambiente. El objetivo principal de este programa es obtener la evolución de la población de las aves comunes en época reproductora. Las aves son excelentes indicadores del estado de la biodiversidad, no sólo porque las tendencias de sus poblaciones integran muchos factores ecológicos, sino también porque están presentes en todos los hábitats, son muy sensibles a los cambios ambientales y son, generalmente, fáciles de muestrear.

 

Según los resultados, existe un evidente declive en las aves agrícolas y urbanas, y un aumento de las especies forestales y arbustivas. En los últimos años el descenso de las especies agrícolas es más continuado y, por ello, preocupante.

 

Este descenso poblacional puede estar causado por el reciente uso de productos fitosanitarios y herbicidas, cuyos efectos sobre el medio ambiente no eran conocidos hasta ahora. Estos contienen sustancias que provocan la disminución de todos los grupos faunísticos, dejando lugar a la duda de un posible peligro para la salud humana a largo plazo.

 

Estos productos actúan en el interior de la planta, produciendo intoxicación en todas las partes de la planta, incluidos el polen y el néctar. Si este tratamiento se realiza en las semillas, se contamina asimismo la tierra, por lo que todos los alimentos cultivados en ese lugar estarán asimismo contaminados.

 

La alimentación de las aves esteparias se basa en el grano de las cosechas. Si contiene estos productos, se introducen en su cuerpo. En mínimas cantidades no produce ningún daño, pero al consumirlos constantemente se pueden producir intoxicaciones, o, en otros casos, complicaciones en la reproducción, como mayor facilidad en la rotura de las cáscaras de los huevos al ser incubados.

También influyen en este declive la desaparición y degradación de sus hábitats naturales, al cambiar del secano al regadío, o al cultivar árboles, como almendros, en lugar de cereales, como se hacía tradicionalmente.

 

Por ello hay que tratar de solucionar estos problemas, ya que estas especies son importantes para el correcto desarrollo del ecosistema y sin ellas se producirían graves desequilibrios medioambientales. Todos tenemos que poner de nuestra parte y ayudar, con un simple granito de arena, a crear una gran montaña y parar este importante problema.

 

Irene Belmonte Alfaro

Créditos