Endesa te inspira

AHORRO Y EFICIENCIA ENERGÉTICA. ¿POR DÓNDE EMPEZAMOS?

Publicado el 29 de marzo, 2017

AHORRO Y EFICIENCIA ENERGÉTICA. ¿POR DÓNDE EMPEZAMOS?

Este fin de semana hemos cambiado los relojes adaptándonos al horario de verano. A pesar de que esto implica dormir una hora menos o superar el desajuste que sentimos los primeros días, tiene un lado positivo: el ahorro y la eficiencia energética. ¿Alguien sabe por qué sucede esto? Porque nos adaptamos a las horas de luz solar y reducir el consumo de iluminación artificial. Según estimaciones del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), esta medida supondría un ahorro del 5% del consumo eléctrico, con su consiguiente ahorro económico.

Los conceptos de “ahorro energético” y “eficiencia energética son dos términos que están estrechamente ligados a aspectos como la sostenibilidad y a garantizar la existencia y acceso a los recursos, suministros y servicios esenciales para todos los ciudadanos en un mundo cada vez más poblado y urbano en el que las fuentes de energía tradicionales se agotan. Todo esto repercute directamente en el mantenimiento –y mejora- de nuestra calidad de vida, además de en el ahorro económico.

Por ello, debemos utilizar la energía de una forma más responsable y más inteligente, de dos maneras complementarias:

  • Ahorrando: es decir, no gastando recursos de los que podemos prescindir. Algo así como cuando guardamos la paga en la hucha. Esto implica un cambio en los hábitos de consumo.

 

  • Haciendo un uso eficiente de la misma: Lo que significa no dejar de gastar, sino valorar cómo estamos gastando y hacerlo mejor para conseguir el mismo servicio al menor coste posible.

En definitiva, ahorrar energía y utilizar bien la que tenemos y usamos significa reducir su consumo u optimizarlo, sin tener que renunciar, necesariamente, a estar calentitos en casa, a encender la Tv o a cenar pizza una noche.

EN LOS HOGARES

 ¿Cómo podemos ahorrar energía en casa? 10 sugerencias

1. Cambiar la mentalidad de “en coche a todas partes” por la de “en bici, a pie o en transporte público mola más”. Y, por supuesto, ir pensando en sustituir el viejo coche de gasolina por un vehículo eléctrico o híbrido y conducirlo de forma eficiente.

2. Bajar la calefacción, cerrar las ventanas mientras ésta esté puesta y abrigarnos un poco más en casa.

3. Mantener la calefacción durante el día a una temperatura constante no superior a los 20º o 21º y, por la noche, apagarla. Además, bajar persianas y echar cortinas ayuda a mantener la casa caldeada.

4.Dándonos duchas rápidas, en lugar de baños.

5. Apagar las luces y los enchufes cuando no se utilicen y usar bombillas de bajo consumo o tipo LED.

6. No dejar ningún dispositivo en Stand By, ya que los aparatos electrónicos en esta función, consumen hasta un 14% de energía. 

7. Reutilizar las bolsas de plástico (para ir a la compra, por ejemplo) en vez de desecharlas tras cada uso

8. Usar el microondas en lugar del horno para calentar la comida.

9. No cubrir los radiadores.

10. Ir familiarizándonos con la domótica y la inmótica, ya que aportan soluciones interesantes al ahorro y eficiencia energéticos... y son el futuro de los hogares.

 

Fuente: ITM

¿Cómo podemos hacer de nuestra casa una vivienda más eficiente? 10 sugerencias

Básicamente, aprovechando las ventajas que han traído consigo las nuevas tecnologías e instalando, por ejemplo:

1.Sistemas de control remoto para el encendido y apagado de nuestros dispositivos electrónicos desde nuestro smartphone. Un ejemplo es el sistema WeMo, de Belkin. Su uso es tan sencillo como instalar adaptadores en los enchufes, bajarse la aplicación y habilitar los diferentes Wemo Switch que vayamos a utilizar. Es como un interruptor inalámbrico que conecta los electrodomésticos a la red wifi y permite encenderlos o apagarlos desde el móvil, así como obtener información del consumo y notificaciones de alertas o incidencias.

Fuente: BELKIN.COM

2.Sensores inteligentes de movimiento para evitar que las luces y los dispositivos se queden encendidos cuando no haya nadie en una estancia. Lo último son los sensores de movimiento integrales que permiten apagar no sólo las luces, sino todos los aparatos que haya en una habitación vacía. Un ejemplo es el Energy Egg: un dispositivo inventado por el escocés Brian O'Reilly a raíz de observar que sus hijos se dejaban todo encendido, por más que él intentara lo contrario. Este gadget permite ahorrar hasta un 28% de la energía y supone una garantía de seguridad en el hogar.

 

3.Termostatos inteligentes de temperatura. Permiten conocer nuestros hábitos de consumo y la temperatura idónea para nuestro hogar y todo ello  para ayudarnos a hacer un uso eficiente de la energía y permitir su ahorro asegurando el confort del habitante. Con conexión wifi, permiten manejarlos desde nuestro Smartphone o desde la tablet e, incluso, establecer un tope mensual para asegurar el ahorro energético y optimizar la energía en ese período.

FUENTE: CASADOMO.COM

4.Medidores Wifi de consumo energético. Se trata de unos aparatos que, colocados en el cuadro eléctrico, monitorizan el consumo en los hogares y nos avisan de qué electrodomésticos están consumiendo más energía y, en función de nuestro patrón de uso y necesidades, nos indican cómo reducir el gasto, ajustar la potencia contratada o seleccionar la tarifa que más nos convenga.

 

5.Cargadores solares. Una forma inteligente de optimizar y ahorrar energía eléctrica (y no depender de una toma de corriente al uso) es, por ejemplo, aprovechando una fuente natural de energía, como es el sol. Mediante el uso de un dispositivo que utilice la energía solar para cargar las baterías de todos nuestros gadgets portátiles más cotidianos, como smartphones, tablets, e-books u ordenador, estamos ayudando a reducir el gasto energético  y también nuestras facturas.

FUENTE: GOUFORIT.COM

Si queremos subir nota podemos hablar de la instalación de: 6) placas fotovoltaicas en casa, 7) de sustituir los viejos electrodomésticos por unos de última generación con calificación energética A,  o de instalar 8) sistemas de climatización geotérmica a base de bombas de calor, lo que nos permite absorber la energía que nos llega del sol y caldear la casa de modo eficiente y sin emisiones contaminantes. 

Además, no podemos olvidar 9) el sistema vehicle to grid, que permite que el coche eléctrico devuelva la energía sobrante a la red y 10) las Smart Grids, redes eléctricas inteligentes que nos permiten controlar nuestro consumo, aprovechando los horarios de baja tarificación o, incluso, almacenar y generar energía.

 

TWENERGY: La primera comunidad virtual por la eficiencia y la sostenibilidad

Para ayudarnos en la comprensión del fenómeno del ahorro energético y en el consumo responsable de energía, no debemos perder de vista Twenergy. Se trata de un portal impulsado por Endesa que informa y aporta claves muy interesantes acerca de cómo ahorrar energía y sacar el máximo provecho a la que utilizamos, qué destinos vacacionales son sostenibles o, incluso, proporcionar información personalizada a través de apps a aquellos interesados en mejorar su compromiso energético. Todo ello desde la perspectiva de la innovación.

Desde su lanzamiento en 2010, ha registrado más de 12 millones de visitas y se ha ganado a sus más de 100.000 seguidores habituales, convirtiéndose en la primera comunidad virtual dedicada a la eficiencia energética.

 

A GRAN ESCALA, ¿QUÉ HACEN LAS ADMINISTRACIONES?                                             

Se está trabajando desde 2004 en políticas para conseguir un Plan de Acción nacional de Ahorro y Eficiencia Energética en dos fases, indicado por las instituciones europeas y diseñado y ejecutado aquí por el IDAE, junto con el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital. Este plan es la “herramienta central de política energética del país”, según fuentes del IDAE y pretende reducir en 2020 un 20% nuestro consumo energético.

Para ello, está llevando a cabo medidas de información y formación a las diferentes CCAA y a los diferentes sectores (industria, servicios, transportes...), además de actuaciones concretas, como la construcción de nuevos edificios y la rehabilitación integral de los existentes en base a criterios de alta calificación energética y edificios inteligentes. Merece la pena contemplar también el concepto de “casas pasivas” (un tipo de vivienda construida bajo unos parámetros de eficiencia determinados que logran un ahorro energético de entre el 70% y el 90% en comparación con una vivienda construida de manera convencional).

Otra de las medidas que se están llevando a cabo desde la esfera pública es la renovación de las instalaciones de alumbrado público, la renovación de las flotas de transporte (el sector que más gasto energético tiene) y la formación en conducción eficiente de los mismos, la mejora de la tecnología industrial, el incremento de la eficiencia energética de todos los sectores o el control mediante auditorías energéticas.

Los resultados logrados hasta la fecha parecen indicar que vamos por el buen camino. Gracias al impulso de políticas de eficiencia y ahorro energético, al apoyo en forma de subvenciones directas, al auge de las energías renovables o de aspectos como la adopción de mejoras tecnológicas y un cambio de mentalidad en los hogares, se está produciendo un cambio en los patrones de consumo y de uso de la energía muy interesantes que nos ayudarán a llegar a 2020… ¡con los deberes hechos!

 

Puede que también te interese:

TWENERGY: Una iniciativa de Endesa por la eficiencia y la sostenibilidad

“El gran reto es reducir el consumo de energía”

Gadgets e inventos para ahorrar en la factura de la luz

Plan de ahorro y eficiencia enérgetica 

 

Loreto Resco Guijarro - Madrid

 

 

Compártelo Facebook Twitter

Endesa educa