Frida Kahlo, símbolo del feminismo

“Pies, ¿para qué los quiero si tengo alas pa’ volar?”

«Hay algunos que nacen con estrella y otros estrellados, y aunque tú no

lo quieras creer, yo soy de las estrelladísimas». Pintora y fotógrafa

mexicana, Frida Kahlo vivió en la primeramera mitad del siglo XX, cuando el

papel de la mujer todavía era subordinado al del hombre.

 

Frida llegó al arte debido a su contracción del polio y el accidente de

tráfico que sufrió a los 18 años. Se casó con Diego Rivera, artista

comunista, que dejó una huella en el estilo de Kahlo.

 

Con más de 200 obras, Kahlo adquirió su propio estilo, reflejando en sus

cuadros su vida y sufrimiento. Fue admirada por muchos pintores de su

época, como André Breton y Pablo Picasso, pero no fue realmente

reconocida mundialmente hasta los años 70.

 

Kahlo creó su propio estilo, una pintura personal, llena de colores y algo

metafórica. Cada uno de sus cuadros era reflejo de los acontecimientos

que marcaron su dura vida. Ella no consideraba que su obra

perteneciese al surrealismo, ya que no pintaba sueños, sino su propia

vida.

 

Según ella, su arte la llenaba, sustituyendo todo aquello que había

perdido, siempre pintando su mundo psicológico, siendo ella misma

sujeto y objeto de sus obras. Los autorretratos son los más intimistas

, expresando fantasías, sentimientos, etcétera, rompiendo tabúes, en

especial sobre el cuerpo y la sexualidad femenina. Muchos de sus

cuadros esconden símbolos ocultos, en muchos casos monos, símbolo

del pecado y sexualidad animal.

 

"Y tú bien sabes que el atractivo sexual en las mujeres se acaba

voladamente, y después no les queda más lo que tengan en su

cabezota para poderse defender en esta cochina vida del carajo".

Frida vivió en tiempos dodne la mujer llevaba a cabo un papel de inferioridad

ante el hombre, pero ella pintó una nueva imagen, una mujer

autosuficiente y fuerte, representándo en sus cuadros cejas exageradas

y un bigote incipiente.

 

Rechazó así la visión de lo femenino pintado por el hombre. Contribuyó

en la formación de un nuevo tipo de identidad para la mujer y es

reconocida como un símbolo del feminismo, exaltando su influencia en

los años 80. 

 

Frida vivió también su sexualidad con mucha libertad. Era bisexual, por

lo que le llevó a crearse varios detractores e incluso detractoras. En

definitiva, fue una de las mujeres que contribuyó a la creación de un

nuevo estilo de identidad para la mujer y es, actualmente, uno de los

principales símbolos del feminismo.

 

"Cada (tic-tac) es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite.

Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo

saberla vivir. Que cada uno resuelva como pueda". Para terminar, lo

más importante que podemos aprender de Frida Kahlo es que hay que

apreciar lo que tenemos y aceptar lo que somos, porque el tiempo se

pierde y no se puede recuperar.

Créditos