Un Encargado de Obra sevillano en el metro de Riad

ISABEL MORALES. Sevilla-Ria

Juan Márquez ante la instabilidad laboral en el gremio de la construcción que se vive en España dijo sí a la propuesta de su empresa de ser encargado de obra en Arabia Saudita, concretamente en Riad. Ahora vivecon su familia en Riad una vida muy diferente a la que llevaban en el barrio de Santa Aurelia.

 

 

                                                                    Juan Márquez en un restaurante con su familia en Riad

 

Antes de comenzar la entrevista Juan Márquez quiso contarnos un poco cómo era la ciudad de Riad y su vida allí, tan diferente a la que hasta hace unos meses ha llevado en Sevilla con su familia. Esto es lo que nos dijo: " Riad es una ciudad triste. Si observas, en muy pocas ocasiones te encuentras gente por la calle riéndose. No hay niños ni mujeres por la calle excepto en horario de entrada o salida de los coles. Hay cientos de obras en construcción y los escombros lo echan en la parcela contigua. La gente no tiene conciencia de mantener su ciudad limpia. Tiran cualquier cosa por las ventanillas del coche. Van por la calle y cualquier cosa la tiran al suelo. Aquí no existen los pasos de peatones y las calles están llenas de baches. No hay parques donde pasear. No hay bares. En los restaurantes hay dos espacios: uno para hombres y otro para familias. No hay cines. Las mujeres no pueden conducir. No pueden votar. No hay peluquería para ellas. No hay nada para la belleza de la mujer, excepto en los Mall "centro comercial".

Nosotros le llamamos la ciudad del eterno "polígono", pues la ciudad está dividida en calles principales enormes para un lado y otro, donde están llenas de todo tipo de tiendas de lo más variado que te puedas imaginar. Por supuesto en todas estas tiendas las mujeres no pueden entrar a no ser que vayan acompañadas por su marido. Incluso hay en muchas que directamente no pueden entrar ni siquiera acompañadas. 

Las tiendas solo dan a estas calles principales y en el interior de estas manzanas enormes es donde edifican para vivir los árabes. Estas manzanas, divididas por sus calles, casi nunca los cruces de estas forman una cruz sino una T. Aunque nos parezca mentira es por la religión. Las casas que construyen, son verdaderos palacios. Todos en color albero o similar. Eso sí con una tapia de cinco metros de alto para que nadie puedan ver a sus mujeres. Increíble. Yo llamo a estas casas "jaulas de oro".

También hay edificios muy altos y muy chulos. Si miráis por internet veréis entre los más famosos la Kingdom Tower, desde la que se ve la ciudad cuando la climatología lo permite. 

Es un país donde existe la pena de muerte. 

Es un país donde apenas hay robo, pues si te cogen te cortan una mano en público.

Es un país donde la mano de obra es de inmigración, los sauditas trabajan poco.

Es un país rico, pero sin saber aprovechar sus recursos. 

Se vive en los extremos, por ejemplo: Tienen los mejores coches del mercado, pero la conducción es una de las más peligrosas del mundo. Tienen las mejores y más lujosas tiendas de ropa del mundo, pero el traje para el hombre es blanco y para la mujer la abaya negra. Tienen los más lujosos centros comerciales, pero cierran todo en cada rezo. 

Amanece muy temprano. Cuando para ti son las tres de la madrugada, aquí ya son las cinco de la mañana y es de día. Y también anochece muy pronto, a las 17:30 ya está totalmente oscuro.

Hay algunos compoud "urbanizaciones residenciales" donde se vive igual que en España. El nuestro es de los mejores. Vivimos como si estuviéramos en una barriada donde no nos falta de nada. Vivimos francamente bien.

 

PREGUNTA: ¿Qué le impulsó a tomar la decisión de buscar trabajo en otro país?

RESPUESTA: Fue una propuesta de mi empresa y mi decisión de aceptarla fue por dos razones: la poca estabilidad laboral en nuestro país y la posibilidad de que mis hijas hablen ingles.

P: ¿Cómo fue su reacción al conocer la noticia de que tenía que trasladarse a otro país totalmente distinto para trabajar?

R: En principio ilusionado, me gusta la aventura. Pero cuando se acercó la fecha de ida dolorido por todo cuanto se me quedaba atrás.

P: ¿Cómo lo ha afrontado su familia?

R: En principio para tomar la decisión, regular. Cuando me vine solo, mal. Ahora que estamos juntos aquí, muy bien.

P: ¿Cómo ha sido la adaptación de su familia a la vida en Riad?

R: Mejor de lo que creía. Me preocupaba mucho la adaptación de mis hijas en el cole, con un idioma del cual conocían poco. La edad de la adolescencia que es complicada. También me preocupaba mi mujer. Tener que llevar la abaya puesta cuando sale a la calle. El no poder ir sola para nada. Pues para nada ha sido preocupante, todo ha ido fenomenal. Mis niñas, su adaptación al inglés van exageradamente bien. Totalmente acopladas con sus grupos de amigos. En el colegio donde hay niños de 64 nacionalidades diferentes van perfectas y con notazas. Mi mujer también se ha adaptado muy bien. Vivimos en un compoud francamente precioso. Donde tenemos muchas piscinas, tenemos gimnasio, pistas deportivas, parque para pasear y poder jugar los niños. También tenemos un servicio de autobús donde las mujeres van todos los días a los diferentes centros comerciales sin necesidad de la compañía de sus maridos. Bien, muy bien.

P: ¿Qué aspectos positivos le ha encontrado a este cambio de vida?

R: El más positivo sin dudas es el perder el miedo a salir del círculo que nos rodea. Antes para mí, el salir y coger un avión e ir a otro país era pues eso un poco de miedo por no decirte bastante. Ahora es como el que coge el autobús. Sin ir mas lejos hace unos días mi mujer y mis niñas se han ido para Sevilla solas como si tal cosa. Yo estaré para pasar la Noche Vieja.

P: ¿Es difícil la vida allí o solo distinta? 

R: Ha sido difícil mientras he estado sin familia. Ocho meses. Ahora solo es distinta. Aquí hay dos perfiles de trabajadores expatriados que son muy diferentes. Sin familia. La vida para ellos es muy difícil. No hay sitios de ocio. No hay nada donde pasar el tiempo libre excepto cuatro salidas como es al desierto y varios edificios importantes que tiene la ciudad. Y con familia. Este país esta hecho para ir siempre junto a la familia. Como la mujer no puede conducir pues necesita del hombre para desplazarse y en nuestro caso, cuando yo descanso, siempre vamos juntos. El resto de tiempo: yo trabajando, mis niñas estudiando y mi mujer en casa. Una vida normal.

P: ¿Cómo son las condiciones de trabajo en Arábia Saudi?

R: Son duras. Muy duras diría yo. Aunque solo te hablo de la construcción que es en el mundo en que me muevo y del personal expatriado. Por desgracia también hay dos perfiles. Personal de mano de obra no especializado. Tal como nosotros entendemos el trabajo ahí en España, aquí ellos están cerca de la esclavitud. Trabajan de sol a sol seis días a la semana. Comen todos los días arroz de una forma u otra. No pueden tener aquí a su familia. Viven tropecientos juntos... Tal como ellos viven en sus países de origen, aquí son ricos y además saben que sus familiares en sus países viven muy bien gracias al dinero que les mandan ellos.Y otro caso es el  personal técnico o especializado. Nos tratan muy bien y sobre todo a los españoles. Somos una colonia que les caemos muy simpáticos a los árabesy es por el futbol. Aquí todos son del Real Madrid o del FC Barcelona. Nuestras empresas también nos hacen trabajar seis días a la semana. Pero a cambio nuestra familia vive muy bien. Como he dicho antes en uno de los mejores compoud de Riad. Nuestros hijos van a los mejores colegios de la ciudad. Tenemos buenos coches. En fin no me quejo.

P: ¿Afecta mucho el calor a la hora de trabajar?

R: Mucho. En verano pasamos los 50 ºC. Pero es verdad que esta calor es diferente a la de Sevilla y se sobrelleva mejor. Es una calor sin humedad. Eso sí este sol quema mucho más que en Sevilla y tenemos que ir con mucha protección siempre. En la obra en los meses de junio, julio y agosto trabajamos de noche. Aunque aquí es verano desde final de febrero hasta finales de octubre.

 

                                                                     Juan Márquez en las obras del metro de Riad

P: ¿Tienen que parar de trabajar para que se rece varias veces?

R: Rezan seis veces al día. La cuidad está llena de mezquitas. Para que te hagas una idea la distancia entre mezquitas no es mayor a la que tienes ahí entre la iglesia de Santa Aurelia y tú instituto. Pues así por toda la ciudad. No todo el mundo reza tanto en horario de trabajo, pero sí son mucho los que lo hacen y por derecho laboral no se le puede decir nada. Todas las tiendas y centros comerciales de la ciudad cierran cada vez que toca el rezo. Incluso tenemos una aplicación en el móvil para saber cuándo está cerrado todo.

P: ¿Afectan las tormentas de arena?

R: Ayer tuvimos una no muy fuerte. Nos hace daño en la garganta al respirar. Hay que ir con gafas. Rara vez son tan fuertes como se ve en las pelis. A veces que sí lo son, no se ve a dos metros de distancia. Se para el tráfico. Entra el fino polvo por todas partes. Aunque tenga la casa o el coche cerrado entra igualmente.

P: ¿Tiene previsto quedarse por mucho tiempo? 

R: Dependerá de mi empresa. Por mí no tengo prisa en volver para trabajar en España. Quisiera que mis niñas adquirieran un inglés bueno. Es super importante para vuestros futuro. Mi empresa es internacional y estamos construyendo proyectos en todas las partes del mundo. Espero que cuando terminemos este me manden a otro lugar.

 

 P.D: Isabel te empujo al igual que lo hago con mis dos hijas "Alba y Lucía":

Ahora es el momento de prepararte duramente estudiando mucho, el futuro es vuestro. Y luego cuando seas mayor, cuando seas licenciada en ...."no se qué", atrévete a salir al extranjero, no te de miedo. La experiencia te valdrá la pena. El mundo aunque es grande a la vez es muy pequeño y es muy bonito conocer otras cultura, otra gente, otras costumbres, etc...

 

Créditos