Javier Villamayor: “No tengo ninguna duda de que los Juegos se van a hacer” 

Entrevistamos a Javier Villamayor, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Tarragona y Consejero Comisionado de los Juegos del Mediterráneo 2018 para que nos explique los motivos que ha llevado al consistorio a aplazar los Juegos un año.   

Texto: Aida Marco / Imágenes cedidas por el Ayuntamiento de Tarragona

La imagen internacional de Tarragona, ciudad patrimonio de la Humanidad por la Unesco, pende de un hilo. Los XVIII Juegos del Mediterráneo 2017 han pasado a ser los Juegos del Mediterráneo 2018. Muchos de los tarraconenses llegaron a pensar que no se celebrarían y que el aplazamiento era un simple recurso utilizado por el Ayuntamiento para postergar la decisión de la cancelación definitiva.

La falta de Gobierno en España durante el año pasado dificultó la firma de acuerdos de financiación y la decisión del Ayuntamiento, sin los recursos necesarios para afrontar el reto, de anunciar el aplazamiento, cayó como un jarro de agua fría sobre la ya escéptica ciudadanía. La portavoz de la CUP, Laia Estrada, llegó a calificarlos como “Los juegos del hambre”. El convulso escenario político y económico y la dificultad del Ayuntamiento para encontrar patrocinadores suficientes también son motivos que jugaron en contra de la concreción del proyecto.

Los últimos acontecimientos, sin embargo, parecen contradecir esta tesis. La firma del acuerdo de financiación entre Soraya Sáenz de Santamaría (que vino acompañada por los ministros Montoro y Méndez de Vigo), por parte del Gobierno y el alcalde socialista Josep Fèlix Ballesteros, por parte del Ayuntamiento de Tarragona el pasado 26 de abril, parece que resuelve definitivamente el conflicto. La subvención estatal será de 6,75 millones de euros para este año y de 3,75 millones para 2018.

¿Asumirá el Gobierno de Madrid su compromiso o no se deberían haber puesto en marcha unos Juegos que no contaban desde el primer momento con la financiación suficiente?

Entrevistamos a Javier Villamayor, teniente de alcalde del Ayuntamiento de Tarragona y Consejero Comisionado de los Juegos del Mediterráneo 2018 para que nos resuelva estas dudas.   

 

Video oficial del Ayuntamiento sobre el avance de las obras de los Juegos del Mediterráneo.

 

¿Cuándo empezó el proyecto de Tarragona como sede de los Juegos del Mediterráneo? ¿Fue duro iniciarlo?

En este proyecto hay dos fases: la fase de candidatura y la fase de sede. La diferencia entre una y otra es que en la primera se prepara el dossier de candidatura, se busca el respaldo institucional y se presenta el proyecto para que sea escogido entre otras ciudades competidoras. En la fase de sede se tiene que organizar el evento porque ya te lo han otorgado. Tarragona empezó aproximadamente en 2008 a trabajar en la candidatura. El 15 de octubre de 2011 en Turquía se escogió Tarragona como sede por delante de Alejandría, a la que se ganó por 2 votos.

Yo no intervine en la fase de candidatura, sino a partir de la designación como ciudad sede y hasta la celebración los mismos juegos.

¿Cuánta gente se espera?

Hay que diferenciar entre los visitantes con motivo del evento y los asociados con el evento, que no son deportistas ni miembros de delegaciones. Nosotros prevemos unos 3.500 deportistas de 26 países, pertenecientes a tres continentes: Europa (prácticamente todos los países balcánicos: Serbia, Croacia, Montenegro; y los europeos clásicos: Francia, Grecia, España y Andorra), Norte de África (países como Argelia, Libia, Túnez, Egipto o Marruecos) y Asia (Turquía y Líbano). Y dos estados nuevos que participan por primera vez en unos Juegos del Mediterráneo: Kosovo y Portugal.

Y además los deportistas y los miembros de delegación (entrenadores preparadores físicos, médicos, fisioterapeutas) vienen normalmente acompañados por familiares o amigos. Por otro lado, hay muchos voluntarios que no son de Tarragona ni de Cataluña.

¿Habrá antorcha olímpica?

No, en los Juegos Mediterráneos no hay antorcha, eso es algo específico de los Juegos Olímpicos, sino un ánfora con agua del Mediterráneo.

Después de la primera edición en Egipto (Alejandría, 1951), la segunda fue en Barcelona en 1955, Barcelona introdujo un recorrido con un ánfora llena de agua. Los deportistas en lugar de hacer el recorrido de la antorcha, hacían el recorrido del ánfora (un ánfora pequeña con agua de diferentes puntos del Mediterráneo). Nosotros queremos recuperar este recorrido porque nos parece simbólico.

¿Dónde se va a situar el Anillo Mediterráneo?

El anillo está comprendido entre la zona de Gavarres-Carrefour, el barrio de Bonavista y el barrio de Campo Claro. Tiene una superficie de 28 hectáreas, 280.000 m².

 

 

¿Quién creó la mascota, y qué representa?

La mascota de los Juegos la crea formalmente un niño de la Selva del Camp que tiene 11 años, porque la mascota surge de un proceso participativo en el que los niños de primaria e infantil podían enviarnos sus bocetos. En el concurso participaron diez mil chavales de unas doscientas escuelas. Tras elegir a los diez finalistas, reunimos un comité de ilustradores y escogieron cinco, los que veían más adecuados, no por el contenido sino por su capacidad de convertirse en peluche, ya que es muy complicado. La elección final se hizo a través de un concurso en las redes sociales y el más votado, con diferencia, fue el dibujo de este chico de la Selva del Camp.

Él fusionaba dos cosas: la avellana (en teoría lo que se pone en el casco es la avellana) y el casco como elemento romano. Las plumas del casco romano representan la bandera de Tarragona y la parte trasera del casco lleva un relieve que son las olas del mar Mediterráneo. Destacaba la relación de los productos de la tierra como la avellana con el casco.

Una vez escogido este dibujo finalista, un ilustrador francés Jean Jullien, convirtió la avellana en algo más de marketing, nos dio un consejo y nos dijo: no juguemos con los dos conceptos de casco romano y avellana, porque nadie entenderá que lo que lleva es una avellana, vamos hacer un casco que tenga vida, por tanto al final Tarracus se convierte en un casco romano que recuerda a las olas del mar, el mar Mediterráneo, al pasado romano y que tiene piernas.

Jean Jullien no sólo adaptó la idea del niño de la Selva sino que diseñó a Tarracus practicando los treinta y pico deportes que hay.

¿Cuántas modalidades habrá?

Hay treinta deportes y hay dos modalidades que son olímpicas y paralímpicas, que son el atletismo y la natación

¿Todos los deportes se van a celebrar en Tarragona? ¿Dónde se harán y por qué?

No, hay dieciséis sedes, catorce en la Provincia de Tarragona y dos en la de Barcelona.

Las dos de la provincia de Barcelona tienen una explicación muy sencilla. Una es Castelldefels porque tiene un canal olímpico de remo que se construyó para los Juegos Olímpicos de Barcelona ’92. Pensad que construir un canal olímpico de remo de dos kilómetros tiene un coste espectacular y luego qué haces con él después del evento, no hay tanta gente que quiera practicar remo en agua dulce. La otra instalación es el club de polo de Barcelona, que es el club de la hípica. Aprovechamos la instalación ya que también es olímpica, para hacer la doma de caballos.

El resto de las catorce sedes son los principales municipios de Tarragona: Reus, Valls, El Morell, La Pobla de Mafumet, Altafulla, Cambrils, Salou, Calafell, Torredembarra, la Selva, Constantí… Cada uno con un deporte. Es verdad que la mayor parte de los deportes tienen lugar en Tarragona. Tarragona tiene la anilla donde se hará el atletismo, la natación, el waterpolo, los bolos y las billas, que son una competición específica de los juegos, y el tiro con arco. Y el resto de competiciones en Tarragona se harán en el estadio del Nàstic (fútbol), en la Tarraco Arena Plaça (vóley), y en el puerto de Tarragona (esquí náutico). También se utiliza el complejo Sant Jordi, que se está construyendo al lado del Instituto Vidal i Barraquer, para el entrenamiento. El tiro con pistola y carabina se hace en club de tiro que está en Sant Salvador y el voley playa se hace en la playa de la Arrabassada.

 

 

¿Dónde se alojarán los participantes?

Esto es una muy buena pregunta y es una novedad importante respecto a anteriores ediciones. Hay dos cosas que creo que son chulas en nuestro proyecto, uno es el programa de voluntarios y la novedad de la villa olímpica o mediterránea. Tarragona optó por no construir pisos para los atletas, sino por que los participantes vayan a los hoteles de Port Aventura, hoteles que ya están construidos.

Tomamos esta decisión por dos motivos: en Río de Janeiro, que es donde se hicieron las olimpiadas del año pasado, se construyeron 3600 departamentos y a día de hoy se han vendido 260, información dada por el comité. Otro ejemplo, Los Ángeles ha sido sede de las olimpiadas dos veces (1932 y 1984) y ahora quieren serlo por tercera vez en 2024 y van a alojar a los atletas en hoteles, no van a construir viviendas, ya que no hay capacidad para vender todas esas viviendas.

Una de las críticas que se le hacen a las olimpiadas, es que evidentemente construyen muchas cosas que luego no se utilizan. En Tarragona estamos actuando sobre instalaciones que ya existían.

Tenéis ejemplos en el palacio de deportes, que se está haciendo en la anilla, de cinco mil espectadores; en la reforma del estadio de atletismo, en la reforma de las piscinas de los años ochenta y del velódromo y la zona deportiva en la zona de Campo Claro. El proyecto de los Juegos nos permite poner al día las infraestructuras de Tarragona.

¿Se podrá disfrutar de estas nuevas instalaciones pasados los juegos?

Nuestro proyecto para después de los Juegos es que Tarragona  se posicione a nivel europeo como un destino para deportistas, que puedan venir selecciones nacionales a entrenar aquí, porque se trata de una ciudad pequeña, cómoda, con muy buen clima, buena gastronomía, alojamiento hotelero, cerca de los aeropuertos (Reus y Barcelona), y económicamente asequible. Se trata de buscar fórmulas para que, utilizando las instalaciones la gente de Tarragona, también pueda utilizarlas gente de fuera.

¿De cuántos voluntarios disponéis?

Ahora mismo hay 6200, todos mayores de dieciséis años y cada día se nos apunta gente. Es una buena experiencia, tenemos muchos voluntarios venidos tanto de fuera de Cataluña como de fuera de España. Hay un programa de voluntariado que te forma en primeros auxilios, protocolo, atención al público, entrega de diplomas… hay voluntarios para todo prácticamente. Y es una experiencia porque puedes conocer a mucha gente.

¿Qué acciones realizan los voluntarios? ¿Tienen vestimenta propia?

Tenemos como patrocinador a Joma, una marca de material deportivo que provee la equipación completa. Tenemos cuidado de no dar todo el material al voluntariado el primer día, porque como deje de ser voluntario, perdemos.

¿Sería posible la existencia de los juegos sin ellos?

No, aparte es una de las cosas más chulas que hay. La gracia de los Juegos es que los voluntarios se enriquezcan con la experiencia. Si tuviéramos que remunerar a todos los voluntarios un salario, no llegaríamos, porque evidentemente sería muchísimo dinero.

Pero más allá de eso, ¿qué se lleva un voluntario? Tres cosas muy importantes: primero, y especialmente si sois de 16 o 17 años, se vive una experiencia que no vais a volver a vivir en vuestra vida porque es prácticamente imposible que Tarragona vuelva a organizar unos juegos de estas características; y en segundo lugar, el hecho de estar cerca de los deportistas y de hacer amigos de fuera de la ciudad. Os pongo un ejemplo, la Asociación de Voluntarios Olímpicos de Navarra (ASVONA), desde los juegos olímpicos de Barcelona ’92, envía una delegación de 40 o 50 voluntarios a prácticamente todos los eventos deportivos que hay en España. Mucha gente viene de distintos lugares para pasar unos días, conocer gente y disfrutar de los juegos.

Una tercera razón sería la formación que se recibe. Durante unos días voy a practicar y eso es gratis.

¿De dónde serán los jurados?

Los jueces siempre vienen de las federaciones internacionales, es decir, cada uno de los deportes, tiene una federación, que establecen las reglas. Cada una de esas federaciones tiene sus jueces y sus árbitros y envía una delegación a Tarragona. Hay jueces españoles pero también de otros países, para buscar la neutralidad.

 

 

¿Crees que se podrá realizar todo aquello que tenéis propuesto hasta el momento?

Es un proyecto muy difícil y muy complejo y hay dos cosas importantes que ya se han conseguido. Una, es la autoridad, porque tendremos acuerdos de retransmisión con TVE Cataluña, y se van a hacer programas especiales, por lo tanto, se va hablar de Tarragona. En segundo lugar, el legado material. No vamos a construir edificios, los atletas van a ir a hoteles y vamos a tener instalaciones deportivas. Por lo tanto, va a quedar todo el anillo mediterráneo con las reformas nuevas y la modificación de la carretera.

¿Debido al retraso de los Juegos, podréis cubrir todos los gastos? ¿Los ciudadanos se verán perjudicados?

La decisión de aplazar los Juegos fue muy difícil y deriva de unas circunstancias muy excepcionales que pasaban en nuestro país el año pasado. El hecho de que no hubiera gobierno impedía que hubiera financiación para algunos proyectos, entre ellos Tarragona 2017, por lo que llegó un momento en el cual hablamos con el comité internacional y dijimos que las obras estaban en marcha, teníamos los voluntarios, todo está listo pero tenemos un problema económico así que podemos organizarlo en 2018, porque para 2017 no hay recursos, y nos dijeron que de acuerdo.

No tengo ninguna duda de que los Juegos se van a hacer, quiero transmitir el convencimiento total, al 100%, de que se va a hacer. Y van a llegar los recursos que necesitamos porque nuestro compromiso con Tarragona fue que no lo pagara el ayuntamiento solo, que hubiera un esfuerzo de todos, ¿quién es todos? Tarragona, que para algo los organiza, pero también el gobierno de Cataluña y el gobierno de España, el gobierno del resto de sedes y nuestros patrocinadores (la entrevista se realizado unas semanas antes de la firma, el 26 de abril, del compromiso del Gobierno español de aportar 10,5 millones de euros para financiar los Juegos).

El otro día, dando una charla en una escuela, les decía: cuando un día quieres hacer gimnasia y al levantarte ves que ha llovido, cambias la clase a otro día; pues a nosotros nos ha ocurrido algo similar.

Nunca había pasado que no hubiera gobierno, y nunca había pasado que hubiera una situación de crisis económica tan fuerte. Es como cuando suspendes una asignatura. Puedes decir “dejo los estudios” o “esto me lo saco estudiando más, trabajando más, esforzándome más”. Al final lo que está demostrando Tarragona es que quiere hacer esto pero tiene que esforzarse y no lo puede hacer sola, tiene que hacerlo con el resto del gobierno.

¿Creéis que estáis recibiendo la suficiente ayuda, para conseguir unos grandes juegos?

No, hasta ahora no, pero estoy convencido al 100% de que a partir de ahora sí. Hasta el momento hemos recibido ayuda de los ayuntamientos, de las diputaciones de Tarragona y Barcelona, del gobierno de Cataluña, de muchos patrocinadores, pero había un actor que no: el gobierno de España. No estuvo apoyando como esperábamos pero ahora sí que sabemos que nos va a apoyar, estamos convencidos y de hecho no va haber un problema económico, ahora estoy seguro.

¿Crees que el retraso perjudicará en los juegos?

A las infraestructuras no, de hecho el retraso yo creo que les venía bien para probarlas con tiempo y hacer pruebas test. Yo creo el aplazamiento, y hablo en primera persona, fue una situación muy difícil y que provocó un bajón anímico. Cuando te suspende el profe dices “ostras, voy a tener que esforzarme mucho”, te deja tocado, te deja desanimado… pero van a funcionar bien estos juegos.

¿Debido a que hay más tiempo, crees que podrá estar todo acabado en el momento indicado? ¿Hay algo en el cual creas que no será posible?

No hacerlos, eso es imposible. No hacerlos es imposible.

¿Hasta este momento, como van las obras?

Las obras van al día, en tiempo y en forma.

 

 

Créditos