¿Por qué España no deja decidir a los catalanes? 

DEBATE. A favor de la independencia de Cataluña

 

Texto y foto: Marina Rull

El año 2010 el Tribunal Constitucional recortó el Estatuto de Cataluña que había sido aprobado en Referéndum por el pueblo de Cataluña. El Estatuto de autonomía de Cataluña de 2006 tenía que ser la norma institucional básica de acuerdo con lo que dice la Constitución española de 1978.

Éstas son las razones por las cuales Cataluña tendría que ser independiente:

En primer lugar, la decisión del Tribunal Constitucional en contra de la voluntad del pueblo de Cataluña hizo que más de un millón de catalanes se manifestaran en Barcelona bajo el lema “Somos una nación, nosotros decidimos”. En aquella manifestación se pedía el derecho del pueblo de Cataluña a decidir su futuro. Muchos catalanes empezaron a pensar que lo mejor para Cataluña era ser un país independiente, igual que España, y no depender de lo que se nos diga desde Madrid. Si el Estado español no respeta nuestras decisiones, que hemos tomado siguiendo sus normas, quizás lo mejor sea que hagamos nuestras propias normas, tal como hacen ellos.

En segundo lugar, en 2012 el entonces presidente de la Generalitat, Artur Mas, intentó hacer un pacto fiscal para que Cataluña pudiera recaudar y gestionar sus impuestos, tal como se hace en el País Vasco y en Navarra. El presidente español, Mariano Rajoy, no lo aceptó. Muchos catalanes pensamos que Cataluña tendría que tener el mismo derecho a gestionar sus impuestos que tienen los vascos y los navarros. Como el Estado español no quiere negociar este tema ni tantos otros, por mucho que lo intentemos y por muchas manifestaciones que hagamos, parece evidente que la única opción que tiene Cataluña es independizarse del Estado español.

Finalmente, hay países occidentales modernos y democráticos como Canadá y Gran Bretaña, que han permitido que sus regiones hicieran referéndums por la independencia. Canadá permitió que Quebec hiciera un referéndum en 1980 y otro en 1995. Los independentistas perdieron, pero todos los quebequenses pudieron votar y posiblemente lo volverán a hacer pronto, en otro referéndum por la independencia. El año 2014 Gran Bretaña permitió un referéndum por la independencia de Escocia. Los independentistas perdieron, pero todos los escoceses pudieron votar. El pueblo de Cataluña ha manifestado repetidamente que quiere el derecho a decidir, tal como han hecho los quebequenses y los escoceses. Canadá y Gran Bretaña los han dejado decidir. Muchos catalanes pensamos que tenemos el mismo derecho a ser independientes que puedan tener los quebequenses y los escoceses. ¿Por qué España no deja decidir a los catalanes?

En conclusión, cada vez hay más catalanes que queremos ser independientes de un Estado español que nos impone sus decisiones sin respetar las nuestras, que no nos deja gestionarnos a nosotros mismos, y que ni siquiera nos quiere dejar decidir nuestro futuro como nación. 

Créditos