¿Se debería llamar deporte a los eSports?

En los últimos tiempos, los eSports han ido adquiriendo mucha más popularidad en la sociedad en la que vivimos. Pero, ¿deberíamos considerarlos una práctica deportiva o denominarlos deporte?

 

Texto: Isaac Valiño

Los eSports son el nombre usado para designar a las competiciones de videojuegos. Jugadores profesionales de todo el mundo compiten entre ellos en videojuegos asociados con deportes electrónicos de estrategia en tiempo real. Hay diferentes tipologías como, por ejemplo, la lucha, shooters (disparos en primera persona) y batallas multijugador.

La “RAE” recoge como definición de deporte la actividad física, ejercida como juego o competición, cuya práctica supone entrenamiento y sujeción a normas.

Leyendo la definición se puede pensar que, aparentemente, los eSports podrían estar incluidos en esta definición. Pero, ¿deberíamos incluirlos?

Muchos deportistas de élite, deportistas de menor nivel y gente que no está vinculada a este mundo creen que puede llegar a ser una falta de respeto que los eSports se incluyan en las olimpiadas o que se les denomine deportes. Yo como deportista semiprofesional pienso exactamente lo mismo. No me parece justo que a una persona que está sentada delante de una pantalla de ordenador o televisión, se le diga que está practicando deporte, cuando la única actividad física que está ejerciendo es la del movimiento de 6 dedos, en el caso de que jugara con un joystick. Pienso esto porque he estado entrenando durante dos años 5 horas diarias y actualmente 3 horas y el desgaste físico y mental de una persona deportista que entrena esa cantidad de horas a diario no tiene ni punto de comparación con el de otra que se sienta en una silla tocando botones, aunque esté el mismo número de horas que la que hace deporte.

 

Anna Palma posa para la foto oficial del proyecto "Segle XXI" (Foto cedida por Anna Palma)

Entrevistamos a Anna Palma que forma parte del proyecto deportivo “SEGLE XXI” por parte de la Federación Española de Baloncesto, que consiste en compaginar el básquet de alto rendimiento y los estudios en plena adolescencia. Anna con tan solo 16 años lleva tres años en el proyecto y, aún le quedan dos años más. Cada día entrena cuatro horas y media, y su objetivo es acabar jugando en los Estados Unidos de América y ser integrante de la selección Española absoluta. Anna, a su temprana edad ha sido internacional numerosas veces y ha sido campeona de España de Selecciones Autonómicas en la categoría Cadete.

Los ‘eSports’ han obtenido un grado de popularidad muy alto en los últimos años y mucha gente los cataloga como deporte. ¿Anna, tú considerarías a los ‘eSports’ como un deporte igual que el baloncesto?

Es verdad que han conseguido mucho peso en esta sociedad, pero para nada los consideraría un deporte porque no practicas ningún ejercicio físico.

También se han incluido en las olimpiadas de invierno. ¿Qué opinas sobre esto?

No lo veo correcto. No es justo que se los catalogue como deporte y tampoco para la gente que de verdad está entrenando muy duro cada día. Estos deportes no requieren ni la mitad de sacrificio y dedicación como otros.

¿Qué pensarías si los eSports entran en el programa de los Juegos Olímpicos?

Los Juegos Olímpicos desde sus inicios se han caracterizado por ser unas pruebas muy exigentes tanto física y mentalmente. No siempre han habido los mismos deportes que al principio de su creación, han ido evolucionando algunos y otros han nacido y también se han incluido en el programa olímpico, como el voleibol.

No creo que el esfuerzo, psicológicamente hablando, que requieren los eSports tenga el desgaste de un deporte en el que tienes riesgo de lesionarte, cansancio físico, presión u otros factores.

Además todos sabemos que los Juegos Olímpicos tienen mucho más peso en la televisión que los juegos de invierno, cosa que en las cadenas televisivas cuando empieza este evento ya se dejan muchos deportes por emitir en directo o incluso retransmitido. Hay deportes minoritarios que apenas conocen oportunidad para que se conozcan, mientras que otros ocupan todo el programario del día. 

Créditos