La naturaleza se impone al dinero y al poder

Una empresa perderá miles de millones por construir una urbanización de lujo en una zona protegida en el Embalse de Valdecañas

 

Jorge González Prieto, Cáceres

Estamos acostumbrados a oír que el dinero puede solucionar cualquier problema y que está por encima de todo. Y eso es lo que debió de pensar la empresa que decidió construir una urbanización en un pantano de Cáceres a la altura de "El Gordo". Pero en esta ocasión se equivocaron. El pasado 6 de febrero, el Tribunal Supremo determinó la demolición de la urbanización en la que se habían invertido ya 130 millones de euros y que a pesar de contar con el permiso de la Comunidad Autónoma estaba construido sobre suelo protegido, ya que los terrenos están incluidos en la Red de Natura 2000. Sin embargo la Junta de Extremadura, a la que se le encargó la demolición de la urbanización, se está planteando impugnar las sentencias ante el Tribunal Constitucional alegando que los suelos se encuentran dentro de la legalidad desde que se cambiara la nueva Ley de Suelo en Extremadura en 2010 y 2011. Antes de esta sentencia se dictaminó otra por el alto tribunal extremeño con el que la promotora tuvo que firmar una escritura de garantías que le obliga a recomprar las casas en caso de demolición, por lo que los compradores creían estar cubiertos. Sin embargo, la empresa está en preconcurso de acreedores, lo que hace dudar a algunos compradores de que puedan recuperar su dinero.

¿Será esto un lección para aquellos que creen que pueden construir en cualquier lugar sin preguntarse antes lo que hay ahí? ¿O será una muestra más de que el beneficio económico nos ciega? Sea como sea lo que está claro es que el daño ecológico ya está hecho y que aunque finalmente se derribe la urbanización, el resultado podría ser hasta peor que con ella construida. El medio ambiente debe ser respetado auque eso suponga perder unos cuantos millones de euros. 

Créditos