ACUAPONIA, LA SIMBIOSIS PERFECTA ENTRE EL CULTIVO DE TOMATES Y LA CRÍA DE TILAPIAS.

La planta experimental de INAPRO ya está en funcionamiento. Mariano Vidal, el socio español de este innovador proyecto europeo, se reúne con el equipo de Letra A Letra y nos explica en qué consiste.

Ya era hora. Es posible poder cultivar sin la necesidad de comprar abono y de una manera completamente ecológica. En la carrera actual por proteger el planeta y buscar alternativas ecológicas y sostenibles para lo cotidiano, se ha puesto en marcha el proyecto INAPRO en el que los peces "alimentan" plantas. Puede parecer extraño y complicado, pero es más fácil y sencillo de lo que parece. Los tomates se nutrirán con las aguas residuales de los peces y, a la vez, las raíces de los primeros absorberán los compuestos minerales del agua, que será devuelta nuevamente a los tanques donde se encuentran los peces.

Es una alternativa ecológica a los actuales abonos y, a la vez, bastante rentable al hacer vivir a dos especies mientras la una ayuda a la otra, dando como resultado cultivos completamente naturales. Con este sistema, se aprovecha al máximo el agua, el espacio y los desechos generados, por lo que se convierte en una solución innovadora para reducir la contaminación del medio ambiente, mejorar la productividad, proporcionar una alimentación sana y sostenible y, quizá lo más importante, mejorar la utilización del agua en respuesta a los problemas de escasez de agua.

Mariano Vidal es el director de Tilamur y uno de los 18 socios que integran este interesante proyecto de colaboración en el que se han implicado 9 países. Nos cuenta que, en 2012, cuando todavía no sabía nada del proyecto, debido a la crisis, su negocio de jardinería y de sistemas de riego se había venido abajo. “Entonces, casi por casualidad llegó a mis manos un documento sobre la tilapia y me enteré de que habían hecho una prueba en Almería de su cultivo bajo invernadero y había salido bien. Me puse en contacto con ellos, y no pusieron obstáculos para ayudarme”. Así que construyó su invernadero y, poco después, la Universidad de Murcia lo puso en contacto con el IGB, el instituto alemán que coordina el proyecto y que le propuso formar parte de él.

Mariano acaba de llegar de Alemania, donde ya ha empezado a funcionar la planta de demostración. La instalación está en funcionamiento desde febrero y ha sido construida para realizar pruebas y recolectar datos y resultados, algo que ayudará a finalizar las nuevas plantas, como la de España. Mariano, junto con el equipo de gestión del proyecto y otros socios, visitó las instalaciones la semana del 16 de abril. Hemos podido ver las fotos de esta visita y nos ha informado de cómo será la planta que él gestionará en Lorquí.

 

Tomateras de la planta experimental de Alemania/ Fotos cedidas por Mariano Vidal. 

 

¿En qué consiste el proyecto?

Existirá un invernadero, donde estarán los tomates, que no se van a  cultivar con tierra, sino con agua. Esta forma de cultivar se llama hidroponía. Los tomates se encontrarán en contacto con el agua sucia de los peces que sale de los tanques, que contiene heces de los animales y restos de comida. “Estas aguas llevan muchos nutrientes y son muy buenas para las plantas”, comenta Mariano. Se hace recircular por unas tuberías que tocan la raíz de las plantas y éstas asimilan el amoníaco y el resto de nutrientes, la filtran y, a la misma vez, vuelve a salir limpia para los peces. Cuando las plantas han absorbido los nutrientes, el agua pasará por un biofiltro. En este biofiltro se queda bastante suciedad donde actuarán unas bacterias que se comen los restos sólidos que queden en el agua. Es decir, es un circuito cerrado que continúa las 24 horas en el que todos se benefician, tanto peces como plantas. Evidentemente, con lo que aportan los peces no es suficiente, así que, al tanque de cultivo, se añadirán otros nutrientes. “Esto es básicamente la acuaponía: la mezcla de peces con plantas en un mismo entorno”.

No se utilizarán pesticidas, va a ser completamente biológico con lo cual se van a utilizar abejorros, que además de polinizar se comerán los pulgones y otros insectos que puedan afectar a las plantas."Estos abejorros son inofensivos y no pican pero, sin embargo, hacen una labor perfecta dentro del invernadero"-afirma Mariano.

Aparte del cuadro general de control de parámetros, la unidad donde van a estar los tomates también cuenta con su propio equipo para almacenar datos y comparar. Para hacer realmente sostenible y rentable el programa hay que usar la última tecnología, tanto en sensores como en equipos informáticos. Si no, no se controlan los parámetros, ni se sabe de dónde prodecen los problemas que pueda haber.

El proyecto en sí consiste en aprovechar al máximo todos los recursos naturales haciéndolo lo más sostenible posible. De hecho, a lo largo del invernadero, hay una canaleta que, conforme va cayendo el agua de la condensación, pasa a un pozo y ese pozo la envía a través de una bomba al tanque para así aprovecharla.

Abejorros/ Foto cedida por Mariano Vidal.

 

¿Qué será necesario?

En total van a ser 400 metros cuadrados de zona de invernadero donde estarán los tomates y 200 metros cuadrados de unidad de peces donde se encontrarán las tilapias, que son los peces a cultivar. Se añadirá un armario de control para registrar todos los parámetros (como la temperatura, el pH del agua, el oxígeno disuelto y demás factores que son vitales en el cultivo de peces y plantas), los tanques donde van a vivir los peces y un biofiltro. Ahora mismo, como se están testeando las instalaciones, no hay un cálculo estimado de peces, ya que se están probando para ver cómo trabajan los filtros y cómo se procesa.

Para hacerlo sostenible, ya que el circuito funcionando 24 horas supone  un gasto energético considerable, se pretende instalar 400 metros de placas solares para aprovechar la energía del Sol, unos aerogeneradores y una pequeña planta de biogas. Los problemas de calentar el agua y el trabajo continuo de las bombas se van a resolver con energía alternativa.

 

¿Por qué tilapias?

El ciclo de vida de las tilapias es de 6 meses. Crecen muy rápido y su carne tiene un sabor neutro, sin espinas intramusculares, solo una espina central. También las pueden consumir personas que estén haciendo dieta, pues solo contienen un 2% de grasa.  Lo malo de cuidar peces es que para alimentarlos se necesitan otros peces, pero la tilapia es un animal omnívoro, y puede comer tanto alimento de origen animal como de origen vegetal.

"Estamos pensado en producir alimentos para los peces de origen vegetal, para lo que habría otro invernadero dentro de las instalaciones donde se cultivaría un alga muy proteica llamada espirulina y quinoa, un pseudocereal. Crearemos nuestra propia comida sin matar peces."

Se utilizará un tipo especial de tilapia que es un híbrido llamada "tilapia mozambiqueña", que recoje las características necesarias para esta simbiosis artificial.

"Cuando empecé, cultivé tres variedades de tilapia: la tilapia nilótica, que es la original, y otras dos que son híbridos. La que vamos a usar en el proyecto se llama tilapia mozambiqueña o roja y es un híbrido entre la tilapia gris y la blanca", nos cuenta.

Tanque de tilapias/ Foto cedida por Mariano Vidal.

 

Puesta en marcha.

El proyecto empezó en enero de 2014 en Bruselas, aunque aquí, en España, las instalaciones se empiezan a montar en septiembre y en enero se empezará a producir. Participan en total nueve países, entre los que se encuentran China, Alemania, Bélgica y España, que son en los que se instalarán los invernaderos.

"Los dos últimos años de proyecto son para la diseminación y divulgación de esta tecnología y en el futuro vendrán empresas de toda España a conocer lo que estamos haciendo, porque Europa te subvenciona pero a cambio de que divulgues. Por lo tanto, los dos últimos años serían de divulgación y explicación de cómo se ha conseguido y qué se ha hecho".

Tras la charla con Mariano, comprobamos que hacer un mundo más sostenible es posible y que, con empeño, cualquier reto se puede superar: "Mis estudios son de electrónica, no tienen nada que ver con la acuicultura, pero cuando tienes interés por algo y deseas que salga adelante, no tienes ninguna barrera. Tú mismo vas aprendiendo".

 

 

Créditos