Por arte de magia

Entrevista a Adolfo Masyebra.

 

Si algo hace sonreír e ilusionar a los jóvenes -y a los no tan jóvenes- es la magia. Adolfo Masyebra es mentalista, ilusionista e hipnotista. Tiene un World Record Guinness, concretamente, el de la gala de magia más larga y con más magos del mundo, en la que hubo ciento treinta y siete magos y un hipnotista. También obtuvo en 2015 el Premio Internacional de Magia de Cerca en Portugal. Compagina el mundo de la magia con la música y actualmente está en proceso de publicación de su primer álbum, Masyebra, en el que ha invertido mucho tiempo y esfuerzo.

P: Empezó con la magia a los 12 años. ¿Qué despertó su interés por ese mundo?

R: La verdad es que fue una experiencia en el patio del colegio, cuando vi a un alumno hacer unos cortes floriturescos con una baraja. Lo que hoy ya conozco como cardistry que es llevar la manipulación de cartas a un nivel más artístico, más visual, casi malabarismo. A partir de ahí, después de un año dándole mucho la lata para que me dijera algún libro o algún secreto, cuando él se fue del colegio me dio el título del libro que me ayudó a empezar.

P: ¿Cómo fue la experiencia de ser alumno de Armando de Miguel y Jeff Toussaint, dos de los mejores ilusionistas e hipnotistas del mundo?

R: La verdad es que con Armando la experiencia fue curiosa. Estuve dos o tres añitos con él y la primera vez que entré por la puerta para pedir clases me hicieron meterme en el nivel cero, después de llevar ya mis diez añitos haciendo magia. Yo estaba indignado, pero es lo mejor que me ha pasado. El ser humilde y el darme cuenta de que yo, siendo autodidacta, tenía fallos y vicios en las manos que sólo un profesional de enseñanza en el mundo de la magia podría corregir. Así hice cuatro cursos con él, más el cero. Y ahora estoy esperando hacer el quinto (por líos de trabajo no he podido). Y el hecho de haber sido alumno de Jeff Toussaint ha sido una experiencia que me ha cambiado la vida a mejor, por supuesto. Poder hacer hipnosis la mitad de bien que lo hace Jeff y además haber sido alumno suyo durante un fin de semana en un taller, poder tener trato con él y recibir sus consejos… No tengo más que decir que gracias.

Adolfo Masyebra.

P: En 2015 obtuvo el World Record Guinness de hipnosis en la convención de magia en Rímini, Italia. ¿Cuáles cree que fueron las claves para conseguirlo?

R: Bueno, primero hay que aclarar que el récord Guinness que yo tengo oficialmente es el de la gala de magos más larga y con más magos del mundo, en la que hubo ciento treinta y siete magos y un hipnotista. Ese es el récord oficial. Extraoficialmente, el jurado de los Record Guinness me dijo que había batido el récord Guinness de hipnosis rápida, el tiempo en hipnotizar a una persona. Tengo que hacerlo oficial y ahora, a finales de 2016, quiero hacerlo en Madrid.

P: También recibió en 2015 el Premio Internacional de Magia de Cerca en Portugal. ¿Qué sensación experimentó al conseguir este galardón?

R: La verdad es que iba con los nervios de punta. Era mi primer concurso y llevaba una rutina bastante trabajada en los últimos meses. Deseaba poder mostrar mi trabajo basado en otros magos como Morgan Strebler, por ejemplo. Fue interesante. La verdad es que haber ganado y que no quedara nadie por encima de mí en ese momento, en la competición, fue una sensación única. Y es una sensación que intentaré repetir en el congreso nacional de magia y, más adelante, en el europeo y quién sabe si en el mundial.

P: ¿Qué es lo que más le satisface, como mentalista, de su trabajo?

R: Últimamente, después de haber compartido ideas con Juan Zelig, para mí uno de los mejores mentalistas del mundo,  lo que realmente más me satisface es el hecho de generar experiencias inolvidables que de alguna manera cambien positivamente a la persona a la que se las hago, ya sea con una levitación, con un poco de hipnosis o con una lectura de pensamiento. Me satisface que esa persona de repente sienta por un momento lo imposible, viva una experiencia inolvidable, y, si es posible, con esa experiencia ayudarla en su camino.

P: ¿Cuánto tiempo lleva aprender un nuevo juego de magia? ¿Cuál es el proceso que hay que llevar a cabo?
 
R: Depende. Muchas veces hay otros magos artesanos, creadores que realizan juegos para otros magos que empiezan o que son profesionales y quieren añadir a su repertorio. Yo creo mis propios juegos de magia, invento cosas -para magos y para mí mismo- que no existen o reversiono juegos de otros magos haciéndolos con una técnica actual o con una visión artística diferente. El tiempo que me lleva depende  del juego. Digamos que los juegos que yo estoy practicando hoy, el público los verá de aquí a un año como mínimo, al menos una versión temprana.
 
P: ¿Qué le gusta más: la hipnosis o la magia? ¿Por qué?
 
R: La hipnosis es una de las cosas que más me gustan, al menos la de espectáculo. Me parece muy divertida, normalmente una experiencia inolvidable para el público. Pero tengo que admitir que para mí lo más importante es la magia, ya que lo engloba todo. La hipnosis, el mentalismo, el ilusionismo son  herramientas para generar lo que yo llamo magia. Cuando el público, normalmente, piensa en un mago, piensa en Merlín, en Harry Potter… Cuando un mago piensa en un mago piensa en Juan Tamariz, en Pepe Carrol… Yo intento ir al público, intento que el público recuerde a Harry Potter, a Gandalf… Por tanto, para mí la magia, la verdadera magia se lleva o se logra de alguna manera mediante las herramientas que la componen. En mí caso, como mentalista, las herramientas que uso son el control de la atención, la hipnosis, el ilusionismo y el mentalismo.
 
P: Además de la magia y la hipnosis, empezó también a muy temprana edad con la música. ¿Cómo fueron los inicios y cómo compaginaba las tres artes?
 
R: La verdad es que fue difícil al principio, porque en mi casa no gustaba mucho el sonido de la guitarra. Yo entonces le ponía un pañuelo a los trastes y a las cuerdas para que no sonaran y practicaba de noche. Después estuve varios años en un internado y allí tampoco podía hacer ruido, incluso si hacías el “chaca-chaca” de las cuerdas sin sonido molestaba a los compañeros… Era difícil. Daba clases de guitarra en el internado, pero hasta los dieciséis, diecisiete componía muy poco, a lo mejor una o dos canciones. Pero sí escribía. Mucho, mucho, muchísimo. Escribía poesía sobre todo. Y,al principio, con la magia estaba a todas horas, literalmente. Llegó un momento en el que estuve en el internado y tuve que dejar por un tiempo las cartas, ya que no estaban permitidas por miedo a que hiciéramos timbas y demás. Entonces  me centré un poquito más en la música. Cuanto llegué a Madrid, con dieciocho años, retomé las cartas y empecé muy seriamente a compaginar música, magia e hipnosis con todo lo que ello conllevaba. Y se creó Masyebra.
 
P: Su álbum, Masyebra, consta de 11 canciones. Músicos como Luca Frasca o Javier Geras le han acompañado en su primer álbum. ¿Ha sido dura su creación?
 
R: No es que haya sido dura, es que está siendo dura. Llevo dos años, bueno, un año y medio desde que hice el crowdfunding para sacar adelante este proyecto. Por supuesto saldrá hacia delante, pero hemos tenido fallos normales en el proceso de creación y en el de publicación del álbum y digamos que lo que es el tema musical ya está compuesto, está todo grabado perfectamente por David Kano en los Hit Boutique Studios y está todo muy bien toqueteado, masterizado por Eternal. Estoy pidiendo algunos presupuestos y por fin en estas semanas espero que ya Masyebra salga a la luz.
 
P: ¿Qué consejos le daría a quienes quieren iniciarse en el mundo de la magia?
 
R: Que vayan a una tienda de magia, que hay muchísimas en España, y que pidan asesoramiento sobre las clases que allí se imparten. Yo perdí muchísimo tiempo, perdí diez años siendo autodidacta cuando podía haber invertido en las clases y haber ido muchísimo más rápido.
 
Créditos