Antonio Torres, el periodista del Caso Almería

35 años después de la muerte de tres jóvenes a manos de guardias civiles, el periodista que descubrió el caso revive para ENREDADOS este trágico suceso

RUBÉN CEBALLOS / ARACELI BARATEGUI

 

Lo llamaron los años de plomo, un tiempo en el que la banda terrorista ETA se ensañó con las fuerzas de orden público, llegando a realizar atentados diariamente. En este contexto, y, hace ahora 35 años, ocurrió un hecho muy relevante: La detención, tortura y muerte de tres jóvenes inocentes. Ocurrió en Almería, de ahí el nombre de este crímen.

 

Esta impactante noticia fue desvelada por Antonio Torres Flores, un periodista que se hizo a sí mismo y que fue corresponsal del Diario 16 en 1981, luego trabajó en el diario El País y actualmente es director territorial de Canal Sur.

 

Según este reconocido redactor, la historia comienza cuando ocurrió un atentado y únicamente se conocía el miserable grupo que se lo había atribuido, ETA. Días después, un grupo formado por tres chicos, que viajaban desde Santander a Almería para acudir a la comunión de un familiar de uno de ellos, fueron arrestados por tres guardias civiles, entre ellos el coronel Carlos Castillo Quero. Estos últimos fueron a ciegas, y al imaginarse que estos inocentes jóvenes podían ser los autores de los atentados, a los que todo el mundo en España ya buscaba, los separaron, machacaron y mataron.

 

“Yo recorrí todos los cuarteles de la provincia y nadie sabía dónde estaban los cadáveres, me fui al hospital y nadie sabía nada tampoco, y al dar la última vuelta por la tarde, y ya por casualidad me pasé por el cementerio. Allí nos echaron y nos dijeron que aquello olía muy mal y que el accidente había sido en cierta carretera”, recuerda Antonio. Tras seguir investigando minuciosamente, se hizo con la verdadera historia, y él, mediante una noticia publicada en el Diario16 dio el primer paso, a lo que otros periódicos respondieron y poco a poco se fueron abriendo paso intentado averiguar la verdad. Aún así, al llegar al juicio comenzaron a aflorar las primeras contradicciones y ya, desde el ministerio del interior se habló del trágico error, pero sin aportar datos que esclareciesen la historia.

 

Portada del diario El País que recogía las sentencias del Caso Almería.

 

 

Este caso ha sido realmente mediático y ha tenido gran relevancia, tanto que Darío Fernando Álvarez, un abogado muy prestigioso, era requerido por ambas partes para su defensa. Sin embargo, se decantó por defender a las familias de los jóvenes, ya que, entre otras cosas, se lo habían propuesto antes. A pesar de que este caso fue realmente importante para la carrera de este abogado, realizando un maravilloso trabajo, pronto se convirtió en un calvario, ya que fue amenazado de muerte por todo tipo de personas relacionadas con los acusados; aún así, él no desistió en su tarea, y aunque después de defender este caso hubo de vivir en una cueva, son cosas que ocurren al realizar un trabajo honesto.

 

Por otra parte, este suceso fue especialmente duro para las familias de los inocentes, que solo pedían que se hiciese justicia y, por si fuese poco lo que ya les había tocado, la indemnización fue ridícula, ya que aunque se barajaron penas de terrorismo o ataque, no llegaron a tenerse cuenta para el veredicto final, que simplemente condenó a estos tres guardias civiles a numerosos años de cárcel.

 

“La verdad siempre sale a la luz, y no dudo que en este caso sea igual, pues alguno ya ha hecho algún pequeño intento de hablar y los verdaderos hechos serán revelados”, concluye Antonio, con la esperanza de que esto llegue a suceder y acabe esta trágica historia que marcó un antes y un después en la sociedad española y en su capacidad de reacción ante el verdadero miedo.

 

Para interactuar con los autores del artículo, pulsa aquí @enredados

Créditos