«No analicé lo que vieron en mí,

aproveché la oportunidad»

 

 

Juanma Castaño, veterano comentarista de la radio deportiva y uno de los más relevantes en el panorama nacional, rememora su paso por la COPE y la Cadena SER, a la vez que responde a nuestras cuestiones acerca de radio y deporte.

 

ENTREVISTA. Estela García · Mieres (Asturias).

 

Juanma Castaño en su lugar de trabajo.

 

Juan Manuel Castaño Menéndez, conocido como Juanma Castaño, comienza su andadura profesional en el programa radiofónico Jóvenes y campeones en SER Gijón, su ciudad natal, pasando después a Carrusel Deportivo y Gijón SER Deportivos donde comenta los partidos del Real Sporting. En 2011 se traslada a Madrid, ciudad a la que llega para trabajar en la redacción de Deportes de la Cadena SER. A partir de ese momento su carrera ha ido en ascenso, siendo uno de los comentaristas más conocidos y relevantes del panorama nacional. En agosto de 2011 se hace oficial su fichaje por el equipo de deportes de la Cadena COPE donde, actualmente, dirige El Partidazo.

 

Comienza su andadura en la radio a los 16 años en el programa Jóvenes y campeones de SER Gijón, ¿cómo surge este proyecto? ¿Cómo recuerda su primer día?

Lo recuerdo con muchos nervios, con emoción, pero la verdad es que no tengo recuerdos muy concretos de lo que pasó mi primer día en la radio. El proyecto ya estaba en marcha en la Cadena SER, y yo me subí en marcha como quien dice, o sea, no lo inventé yo. Había un programa de deporte juvenil y yo aparecí por la radio para otra historia, que era pedir un teléfono, y me dijeron que fuera allí a hacer una prueba. Hice la prueba en Jóvenes y campeones y allí me quedé.

 

Poco tiempo después pasó a ejercer de inalámbrico a pie de campo en los partidos del Sporting de Gijón, ¿qué cree que vieron en usted para darle esta oportunidad siendo tan joven?

La verdad no sé lo que vieron, pero yo no analicé lo que vieron ellos, sino analicé la oportunidad que tenía por delante y traté de aprovecharla; me lo pasé muy bien. Para mí era un sueño estar en los partidos a pie de campo y comentar lo que estaba viendo y lo que estaba pasando, me encantaba. Yo estaba cumpliendo un sueño, entonces tampoco me hacía muchas preguntas sobre lo que habían visto en mí o sobre si el futuro iba a depararme una cosa o la otra. Sencillamente, lo que trataba era de aprovechar la oportunidad.

 

En 2001 da el salto a la redacción de deportes de la Cadena SER Madrid, ¿cómo vivió este cambio?

No es un cambio en el trabajo, es un cambio de vida, porque pasas de vivir en Gijón a vivir en Madrid, de vivir con tu familia a vivir solo… Es algo muy distinto. Para mí Madrid era algo absolutamente nuevo y algo muy grande. Entonces lo viví con mucha ilusión. Madrid nunca fue un sitio inhóspito ni un sitio que me asustara, que me resultara incómodo, todo lo contrario. Yo estaba en Madrid en la radio y veía trabajar a Paco, a Lama, a Pepe, a de la Morena… y estaba encantado de la vida, porque aprendía mucho viéndolos.

 

En 2010 surge otra gran oportunidad, cubrir el Mundial de fútbol de Sudáfrica con Mediaset donde España se proclama campeona del mundo por primera vez en su historia. ¿Cómo recuerda ese partido y las reacciones posteriores? ¿Considera que es uno de los días más felices de su carrera periodística?

No hago una clasificación de los días más felices de mi carrera deportiva periodística, ni mucho menos. 2010 fue un año importante por el tema del Mundial de fútbol, pero yo creo que fue más importante 2008, fíjate. Para mí el año que marca un poco el salto en popularidad y en responsabilidad fue 2008, cuando España ganó la Eurocopa en Austria, en Viena. Yo la retransmití en Cuatro y fue, un poco, cuando más noté el salto de popularidad. 2010 estuvo muy bien, fue  la confirmación de que estábamos en un gran momento en el deporte español y que yo estaba viviéndolo en primera persona, pero realmente cuando noté el salto fue en 2008

 

Sin duda, el momento más triste fue informar de la muerte de Quini. Aún recordamos el inicio del programa con la voz entrecortada, ¿le costó mucho sacar adelante la emisión? ¿Qué significaba para usted Quini como deportista y como persona?

Me costó muchísimo, para mí ha sido el programa más difícil de mi vida. Quini significaba mucho como amigo, como persona, como héroe casi de la ciudad y del Sporting. Es un tema que todavía no tengo ni mucho menos superado y aún me trae muchos recuerdos de mis conversaciones con Quini, de mis momentos con Quini, de lo que yo viví con Quini… Y, evidentemente, ese programa, el día de su fallecimiento, fue el más difícil de todos.

 

El Partidazo de Cope es uno de los más seguidos y escuchados a través de redes sociales y podcast, ¿cree que si se tuviera en cuenta en la medición de audiencias su programa sería líder? ¿Le obsesionan las audiencias?

No me obsesionan las audiencias, no sé si seríamos líderes si se tuviera en cuenta todo el tema de los podcast y redes sociales, pero creo que sí nos escucha más gente de la que dicen las audiencias. De todas formas, creo que lo más importante es hacer un buen programa cada noche y no estar obsesionado con las audiencias.

 

El comentarista preparando su próximo programa.

 

Siguiendo con los nuevos medios de comunicación, cada vez cuesta más obtener entrevistas con los protagonistas, porque estos prefieren informar a través de sus redes sociales. ¿Cómo se adaptan los programas a esta nueva situación?

Sobre todo con tertulianos y comentaristas fijos, es decir, periodistas o ex jugadores que están todas las noches en el programa, porque es muy difícil depender de que una noche pueda hablar un deportista u otro, un jugador u otro. Entonces dependemos de gente que esté a diario en el programa. Cada vez es más difícil hacer los programas deportivos, porque no participan los deportistas; pero es cierto que eso provoca también que se despierte un poco el talento y la imaginativa de los periodistas.

 

Otro cambio es la incorporación de cada vez más mujeres a los programas deportivos.  ¿Alguna vez ha notado que se ha puesto en tela de juicio una noticia o una opinión por el simple hecho de que la haya dado una mujer?

No, en mi caso jamás. Todo lo contrario. Yo jamás he diferenciado entre un periodista hombre o una periodista mujer, para mí es una persona periodista, me da igual que sea hombre o mujer. No, no, en nuestro caso jamás. En El Partidazo tengo la suerte de contar con mujeres periodistas que son extraordinarias, pero para mí su condición más importante no es que sean mujeres, es que son periodistas muy buenas, así que estoy encantado de la vida.

 

¿Opina que se infravalora el deporte femenino en los medios de comunicación? Si es así, ¿cómo cree que se podría mejorar esa situación?

No es que se infravalore, es que hay más consumo del deporte masculino por tradición. Yo creo que eso es una cuestión del paso de los años y de que se equilibre de alguna forma el consumo a nivel mayoritario del deporte masculino y del deporte femenino. Pero no creo que sea cuestión de poco tiempo, creo que va a hacer falta mucho tiempo.

Créditos