ALANNA, MÁS QUE UNA AYUDA, UN HOGAR.

Entrevistamos a una de las voluntarias de la asociación con sede en Burjassot Alanna, que se dedica a la ayuda a mujeres maltratadas,  para adentrarnos en un mundo que está frente a nosotros y aún muchos no se han dado cuenta.

La asociación Alanna dispone de distintos programas, entre ellos Inserta`s Dona, Programa de Formación, Programa de Integra, Programa de Inserción Laboral, Programa de Inserción Social, Apoyo a la Mujer víctima de maltrato, Programas de apoyo a la familia.

Se suelen enfocar más a la violencia de género, no obstante, la asociación cubre otras necesidades sociales como banco de alimentos, talleres de empoderamiento, de autoestima, de yoga, de costura, Talleres para saber hacer un currículum, defensa personal...

Una de las voluntarias, y antigua usuaria de la asociación es Carmen. Ésta nos recibe de forma efusiva y con muchas ganas de contarnos que hacen y como lo  hacen. Nos cuenta el caso de una mujer, que había sufrido maltratos, y llegó a contraer tal trauma, que no podía estar en una habitación en la que hubiera un hombre; las clases de defensa personal que ellas realizan, están dirigidas mayormente por hombres y ella era incapaz de realizarle cualquier tipo de llave o ataque, el día en el que por fin se pudo acercar a uno de los monitores, y cogerlo del brazo para hacerle una llave, creyó que había ganado el cielo. 

Le preguntamos qué veía ella más complicado, el daño físico o el psíquico y la contestación de ella, fue que las cicatrices se van, pero lo de dentro no se ve y es lo que se queda. Carmen intenta que entendamos lo duro que debe ser y lo duro que es el hecho de sentirse tan anulada, de ser incapaz de tomar decisiones tan simples como encender o apagar la luz por sí misma. 

Como ejemplo nos cuenta que en Israel se sorprendieron tanto al ver el número de violaciones que había en su país que los ministros sugirieron hacer un toque de queda; las mujeres decidieron que el toque de queda fuera sólo para los hombres, ya que son ellos los que violan a las mujeres, lo que resultó absurdo.

Le preguntamos si en la asociación Alanna, trabajan con hombres, y nos cuenta que es una asociación para mujeres (no necesariamente víctimas de maltrato) y en el momento en el que hay una família detrás, también se les ayuda, con alimentos, juguetes para l@s niñ@s, ropa, etc. No niegan la figura del hombre, y es más, sugieren que vayan hombres también para participar como voluntarios.

Teniamos que volvernos a clase a continuar con las  matemáticas, lengua, historia y demás áreas del horario, pero nos quedó la sensación de haber aprendio mucho de la vida, de los golpes que te puede dar  y de que hay gente que trabaja para solucionarlo. Carmen continuo trabajando para los demás y, como dijo ella, para sí misma.

SOCIACI??N ALANNA

?N ALANNA

 

Créditos